text.skipToContent text.skipToNavigation
Tres cosas que nos vuelven improductivos en el trabajo

31.01.2020

  • Emprendimiento
No entregar a tiempo tu trabajo te hace ver poco profesional. Si te pasa seguido, esta nota de la Fundación Romero te ayudará.

¿Cómo te sentiste después de una jornada laboral en la que no pudiste lograr los objetivos que te trazaste? Seguro que te desgastaste física, mental y emocionalmente porque tuviste un día improductivo. Esto puede pasar alguna vez, pero, si se convierte en algo común en tu desempeño laboral, te afectará. Si tienes una baja productividad, es importante que hagas lo posible por revertirla.

Ivette de Jacobis, experta en resultados con Bienestar Personal, publicó en el portal Entrepreneur tres actividades que practicamos y que nos vuelven improductivos:

Estar pendientes del correo electrónico

A pesar de formar parte del trabajo, atender los correos electrónicos quitan al menos la tercera parte del día, según un estudio de McKinsey. Esta herramienta de comunicación escrita tiene que hacerte más productivo, no lo contrario. Por ello, debes establecer una campaña "antimailitis". ¿En qué consiste? Es muy sencillo: si lo que vas a comunicar supera las cinco líneas, mejor hazlo por teléfono o en persona. El mail solo debe usarse para enviar documentos adjuntos o confirmar acuerdos.

persona revisando su email a traves de su celular

Ser desorganizados

Aprende a ser organizado. Si tienes una agenda, será más fácil cumplir con tus horarios y límites de tiempo. En ella, anotarás esas actividades que no puedes postergar, así establecerás prioridades que sí o sí deberás cumplir y actividades secundarias. Si estas actividades implican a otras personas, hazles saber de cuántos minutos dispones para resolver esa tarea y envíales un recordatorio un día u horas antes. Es importante ser ordenado y disciplinado para poder cumplir con todo.

escritorio desordenado con papeles y otros objetos de oficina

Decir sí a todo

Ser colaborador no es lo mismo que estar dispuesto a escuchar y ayudar a todos. Aprende a decir ‘no' cuando sea necesario, harás comprender a los demás que estás optimizando el tiempo para realizar las actividades que son importantes. Si eres la única persona que puede encargarse de algo, resuélvelas según prioridad. Si otra persona lo puede hacer, delega y hazle seguimiento. Si decimos que sí a todo, no solo nos cargamos de tareas sino también de emociones no tan positivas.

hombre abrumado por todas las tareas que debe realizar

Encuentra más sobre emprendimiento en:


Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas