text.skipToContent text.skipToNavigation
Seis estrategias para que un emprendedor combata el estrés

26.06.2019

  • Emprendimiento
La Fundación Romero nos da técnicas para que no nos afecte la presión de nuestras obligaciones
Emprender un negocio es súper emocionante, pero, también puede causarnos mucho estrés. Para no perder efectividad por esta razón, la Fundación Romero nos enseña algunas formas de relajarnos:

1. En lo posible, reduce las listas de pendientes
Mientras más postergues las cosas que tienes que hacer, mayor será el riesgo de que se acumulen y termines haciendo varias cosas a la vez. Procura terminar una tarea dentro de un plazo razonable y no la dejes para otro día.

2. Date un tiempo para relajarte
Cuando no sepas ya qué hacer, no dudes en interrumpir durante un momento el trabajo y dar un paseo, por ejemplo. Cuando ya "no te sale nada más", no te irrites, es mejor que te des un respiro y pases a una tarea completamente distinta.

3. Bloquea temporalmente los problemas
No pienses todo el tiempo en un asunto que no puedes resolver inmediatamente. Piensa: "No me dedicaré a este problema durante la próxima hora, porque en este momento no puedo manejarlo".

4. Mira las cosas positivamente
Esto te ayudará a mantener el optimismo, lo que disminuirá tus preocupaciones y evitará que te angusties.

5. Separa la vida privada del trabajo
Sabemos que es difícil, pero hay que hacerlo. En lo posible procura no llevar tareas a casa. No le des muchas vueltas a un asunto de tu negocio cuando estés con tu familia. Es mejor reservar el tiempo de ocio para actividades en un entorno social diferente al trabajo.

6. Deja de preocuparte por todo aquello que no puedes controlar
En la vida, y especialmente en los negocios, siempre se van a dar situaciones que no resultan de nuestro agrado. Cada vez que te encuentres con obstáculos, ya sea por parte de los clientes o proveedores, recuerda siempre que todo se termina resolviendo finalmente, aunque el panorama parezca desalentador.

Encuentra más sobre emprendimiento, aquí:

Cuéntame lo que piensas