text.skipToContent text.skipToNavigation
Conoce cómo eliminar el mal aliento

22.07.2021

  • Artículos
Combate el mal aliento con estas simples recomendaciones. Recuerda que un aliento fresco ¡nos ayuda a sentirnos mucho mejor! Aprendamos juntos a prevenir.

A todos nos gusta tener un aliento fresco y saludable pero ¿sabías que el mal cuidado de tu higiene bucal puede causar mal aliento o halitosis? En este artículo queremos hablarte de sus causas más frecuentes, así como las formas de evitarlo.

Recuerda que los buenos hábitos de higiene bucal, no solo ayudan a mantener nuestros dientes sanos; también nos permite sentirnos confiados y seguros con los demás. ¡Nuestra sonrisa, es nuestra mejor carta de presentación!

¿Por qué tenemos mal aliento?

Antes de saber cómo eliminar el mal aliento, es importante conocer sus causas para poder combatirlo adecuadamente. Nuestra especialista, la Dra. Evelyn Valladolid, nos explicó que las causas del mal aliento se pueden originar por afecciones en distintas partes del cuerpo, no solo en el área de la boca.

“Puede deberse a alguna afección en las vías respiratorias y en el sistema digestivo porque están en comunicación con la boca, pero también, se debe a factores psicológicos y malos hábitos”, asegura.

Aunque actualmente existen más de 80 causas que pueden originar el mal aliento, según el Instituto del Aliento de Barcelona, es importante conocerlas. Nuestra especialista nos habló sobre algunas de ellas. Conócelas.

En la boca: por caries, enfermedad periodontal, restauraciones deterioradas (prótesis), neoplasias, por aftas o abscesos (infección), por lengua saburral (llena de placa bacteriana).

En el aparato respiratorio: por amigdalitis, sinusitis, neumonía, etc.

En el estómago: por gastritis, reflujos, vómitos (en pacientes con bulimia, por ejemplo); diabetes, donde es muy común el olor a manzana descompuesta o hepatitis, entre otras.

Como consecuencia de los malos hábitos: como fumar o el uso de algunos medicamentos. Por ejemplo, algunos anticonvulsivantes provocan menos salivación y la boca se reseca, esto produce mal aliento.

Por el factor psicológico y neurológico: como el estrés y la ansiedad.

¿Cómo afecta nuestra calidad de vida?

La halitosis o el mal aliento es una de las afecciones con mayor impacto en las relaciones sociales, según el Instituto del Aliento y esto puede tener un gran impacto psicológico, nos dice.

Las más importantes están relacionadas con “manifestaciones de comportamiento visibles tales como cubrirse la boca al hablar, mantener una distancia interpersonal mayor de lo normal o evitar las relaciones sociales”, asegura la institución española.

Es por ello que el simple acto de oler lleva una importante carga emocional, pudiendo originar la aproximación o el rechazo; o también estimular la memoria, agrega

“La percepción de un aliento desagradable generalmente provoca un aumento inmediato de emociones negativas, tales como irritabilidad, malestar, nerviosismo y agitación”, dice el Instituto del Aliento.

Trucos para combatir el mal aliento

Nuestra especialista nos dejó algunos consejos básicos para evitar el mal aliento o halitosis. Conócelas:

Cepíllate los dientes después de cada comida.

Usa siempre el hilo dental.

Usa un enjuague bucal.

Limpia tu lengua.

Conoce los alimentos de sabores fuertes como el ajo, pescado, cebolla, entre otros.

Hidrátate adecuadamente. Para evitar la sequedad bucal, una causante del mal aliento. Aunque recuerda siempre consultar a tu médico, debido a que este síntoma podría deberse a otro tipo de enfermedad.

Tipos de halitosis o mal aliento

Así como existen distintas causas del mal aliento, también hay tipos de halitosis y es importante que los conozcas para saber cómo tratarlos. La Dra. Valladolid nos habló sobre cada uno de ellos y son:

Halitosis genuina o transitoria. Es pasajera y suele darse en las mañanas. Ocurre cuando no producimos la suficiente cantidad de saliva durante la noche, por lo tanto, se multiplica la cantidad de bacterias en la boca.

Esto ocurre cuando ingerimos alimentos con sabor fuerte. Recuerda que la saliva es necesaria para el control de las bacterias. La buena noticia es que este tipo de halitosis puede solucionarse con una buena higiene oral.

Halitosis crónica. Este tipo de halitosis necesita tratamientos específicos y puede darse en pacientes con alguna enfermedad periodontal, diabetes o enfermedad renal, por ejemplo. Es decir, viene de una causa establecida o de larga data.

Recuerda que lo más importante es prevenir. Por eso, acude al dentista cada seis meses, como mínimo, para tener un mejor control de todo lo que ocurre en tu boca. ¡No hay nada como una sonrisa sana!