text.skipToContent text.skipToNavigation
¿Cómo cultivar culantro en casa?

05.07.2019

  • Jardinería y Terraza
El cilantro es una planta con hojas sabrosas que se utilizan para condimentar una gran variedad de platos asiáticos y latinos. También se le conoce como “perejil chino” y en nuestro país como “culantro”.
Los peruanos lo incluimos en una gran variedad de recetas, como en la del arroz con pollo, uno de nuestros platos más conocidos.
 
La buena noticia es que puedes tener una maceta de culantro en casa, porque es muy fácil de cultivar. Te recomiendo que elijas culantro Pakistán o culantro Zeus, ya que estas dos variedades son de bajo brote y producen abundantes hojas.
 
Y si te gustan las mariposas, prepárate, porque a ellas les encanta el culantro, así que seguro te visitarán muchas.
 
A continuación te cuento cómo plantar culantro en una maceta:
 
 
1. Escoge una maceta adecuada. Debe tener al menos 45 cm de ancho y entre 20 y 25 cm de profundidad. No es bueno trasplantar el culantro, así que la maceta tiene que ser lo suficientemente grande para que pueda crecer en ella sin problemas.
 
 
2. Siembra las semillas. Llena la maceta con tierra de drenaje rápido. Si deseas, puedes agregar un poco de fertilizante. Riega la tierra con un poco de agua para que esté apenas húmeda, pero no empantanada. Rocía las semillas suavemente sobre el suelo para dispersarlas uniformemente. Cúbrelas con otra capa de 5 mm de tierra.
 
 
3. Pon la maceta en un lugar soleado. El culantro necesita de mucho sol para crecer, así que ponlo en una ventana para que disfrute de toda la luz solar que sea posible. Al cabo de 7 a 10 días germinarán las semillas.
 
 
4. Mantén la humedad. Con la ayuda de un pulverizador, riega suavemente la tierra. Si le echas agua bruscamente, las semillas podrían moverse de su lugar.
 
 
5. Cosecha el culantro. Cuando los tallos tengan entre 10 y 15 cm de alto, estarán listos para ser cosechados. Corta 2/3 de las hojas cada semana, ya que esto alienta a la planta a que siga creciendo.
 

Cuéntame lo que piensas