text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo catar un vino

18.09.2019

  • Bebidas
Entérate de las recomendaciones de los expertos para distinguir los aromas y sabores de los vinos
Hoy fui a una tienda especializada en vinos. Buscaba uno que me hiciera quedar muy bien con una pareja de amigos que nos había invitado a cenar y, como no soy muy experta, le pedí ayuda al sommelier del lugar.

Mientras él me ayudaba a elegir un buen vino para regalar, me explicaba que, aunque es verdad que algunas personas son más sensibles que otras, saber catar y apreciar los vinos es más una cuestión de práctica que un don natural, pues todos nacemos con la capacidad de distinguir aromas y sabores.

¿Cómo catar un vino?
Catar un vino no es tan complicado como parece. Solo tenemos que aprender a detectar e identificar las sensaciones que percibimos cuando lo olemos y lo tomamos.

Te cuento los consejos que este experto me dio, para que tú también los pongas en práctica. Verás que poco a poco vamos a ir aprendiendo a elegir el vino ideal para cada ocasión y tipo de comida.  
 
Paso 1: Elección de la copa
Elegir una copa es muy importante. Algunas son aceptadas internacionalmente como más apropiadas para la cata de vinos, pues está científicamente comprobado que sus características (capacidad, forma, altura y ancho de la abertura) permiten que los aromas y sabores sean mejor percibidos por los sentidos.
 
Algunos especialistas sostienen que para cada vino hay una copa adecuada. Así que antes de comprar copas, averigua cuales son la que necesitas.
 
Fases de la cata:
El objetivo de una cata de vinos es analizar lo que sentimos al degustarlo.  
 
Fase Visual
Descorcha y sirve el vino:
  • Analiza el corcho. Si está ligeramente humedecido y huele a vino significa que ha permanecido en contacto con él y así, ha evitado que entre aire a la botella. Esto quiere decir que el vino se ha conservado en buenas condiciones.
     
  • Observa la superficie del vino.  El color es un indicador de su calidad. En líneas generales, cuanto más denso y oscuro es el color de un vino tinto, mayor es su contenido de taninos y otras sustancias de fermentación. Incluso la acidez y la madurez de un vino pueden determinarse con bastante certeza a través de su color.

Fase Olfativa
Ahora empieza la auténtica cata, porque el sentido del olfato es capaz de distinguir y catalogar miles de aromas distintos y el vino está repleto de ellos.

  • Primero, huele el vino sin haber movido la copa. Aproxima la nariz para percibir los aromas más sutiles y comprobar de manera global que no haya aromas desagradables.
  • Luego, mueve la copa circularmente para agitar el vino, porque es así como se desprenden los componentes aromáticos.
  • En esta parte de la cata se determina la intensidad y la clase de aromas que se perciben. Tres son los aromas que debes descubrir: los primarios (que son los que aporta la variedad de la uva), los secundarios (procedentes de la fermentación) y los terciarios o 'bouquet' (que son los aromas de la crianza).
Fase Gustativa
Toma un pequeño sorbo de vino y llévalo de paseo por toda tu lengua, para que las papilas detecten todos los gustos.
  • Con el vino en la boca, aspira aire y luego exhala por la nariz. A diferencia de la fase olfativa, en este caso percibirás los aromas por vía retronasal, que es cuando los aromas suben desde la boca cuando bebemos.
  • En esta fase se valora el ataque o primera impresión, el paso en la boca, el postgusto y el retronasal. Por último, ingiere el vino. Te darás cuenta de que todos los aromas y sensaciones persisten en tu boca y eso es lo que te  permitirá distinguirlos. 
 

Artículos similares

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas