text.skipToContent text.skipToNavigation
¿No tuviste el éxito que esperabas? ¡Aprende a levantarte!

27.06.2019

  • Emprendimiento
La Fundación Romero nos enseña a superar un fracaso en los negocios.
El éxito, muchas veces, es la suma de varios fracasos. No importa la cantidad de veces que te caigas, lo que realmente interesa es la forma cómo supiste levantarte para seguir adelante. 

Los empresarios más exitosos tienen un amplio historial de fracasos y muchos opinan que el nunca haber experimentado uno, significa que no están tomando riesgos suficientes.

En el transcurso de nuestras vidas experimentamos diversas situaciones, aunque muchas de ellas pueden resultar gratificantes, algunas decisiones nos pueden llevar al fracaso. Lo mismo pasa en los negocios, si no escogemos el camino correcto, perderemos todo; sin embargo, esto puede ser usado a nuestro favor, solo debemos aprender a recuperarnos con eficacia.

Especialistas en psicología corporativa de StarOfService da algunos consejos para volver a ponerse en pie después de experimentar un fracaso en el mundo de los negocios, publica Entrepreneur.

1. Admitir el fracaso
Es la parte más difícil y representa un verdadero desafío. Escucha a tus socios, empleados y amigos, pues ellos ven desde afuera mejor los errores.

2. Gestiona tus emociones
Acepta las consecuencias emocionales del fracaso, que quizás te lleven al estrés y a la depresión. Al principio te sentirás derrotado, pero debes aprender a salir de ese hoyo nutriendo tus habilidades inherentes y rodeándote de inspiración

3. Identifica el porqué del fracaso
Después de pasar todas las emociones negativas, analiza lo que salió mal y por qué tus esfuerzos no tuvieron éxito. Una vez que lo hagas tomarás mejores decisiones a futuro.

4. Redefine el éxito
Ya identificado tu fracaso, deja todo atrás y empieza de nuevo. Lo que debes hacer ahora es redefinir lo que significa ser exitoso y elije un nuevo proyecto.

5. Mantente alerta
Cuando inicies un nuevo proyecto, supervisa tus emociones y tu comportamiento para evitar riesgos. Identifica si tienes malos hábitos y corrígelos.

Cuéntame lo que piensas